53.500 PARADOS…¿Qué hacen nuestros políticos?

    La región cerró 2012 con un total de 53.500 desempleados. Durante todo el año 9.000 personas más se quedaron en paro en Cantabria, lo que suponen un incremento del 20,2% respecto al año 2011. De este modo, la tasa de paro se elevó 3,3 puntos hasta alcanzar el 19,22%.. A parte, están todos los trabajadores implicados en EREs, trabajadores temporales y a tiempo parcial, o un nuevo grupo de personas que llevan tiempo buscando empleo y al no encontrarlo, presa de la desesperación, dejan de buscar activamente y por consiguiente, de aparecer en las encuestas. En septiembre, salía el dato de que 10 de cada 100 familias cántabras tenían a todos sus miembros en paro.
       Frente a esto, la clase política cántabra ¿qué hace?. El presidente del Parlamento de Cantabria, señor Cagigas afirmaba respecto al “caso Bárcenas” que “Al final, tú, el político honrado, eres el más enfadado. Tienes la sensación de que eres el tonto. A uno, que cree en la política todavía, le duelen mucho mas los casos de corrupción de los tuyos, le dan mucha mas vergüenza”, .¡Menos mal que cree en la política! 

        ¿ considera este señor honrado que el Parlamento que él preside tenga 1.500.000.00€ de los presupuestos destinado a sueldos y cotizaciones para los 39 diputados? ¿o los 325.000€ que tienen destinados para comida, desplazamientos y uso de vehículos? honrado sería que cobraran el Salario Mínimo INterprofesional. Que trabajaran y dedicara su tiempo libre al servicio de los ciudadanos.

           Algo parecido le podríamos decir a los sindicatos. El todavía Secretario General de CCOO de Cantabria, Vicente Arce declaraba recientemente que el objetivo de CC OO no es la movilización, que entiende como un medio para recuperar la concertación. Esa falta de movilización es lo que ha llevado a los largo de estos años a que cada vez menos personas tengan ese “derecho de movilización” del que habla. Con una población activa de 23 millones de personas, dividida en 6 millones de parados, 3 de autónomos, más los contratados temporales, el derecho a huelga como tal, está cada día más acorralado. Este es el resultado de tanta “concertación”, una lluvia de subvenciones para los sindicatos y una lluvia de parados para la sociedad. La sociedad debemos de tomar conciencia de que hasta que no crezcamos en conciencia política, no saldremos de verdad de esta situación de penuria. No consintamos esta canallada del paro, ni que los partidos y sindicatos sigan legislando y actuando en favor de las empresas y de la banca. ¡Parados asociémonos!

También podría interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =