….”porque no quedaba otra”

          Así se justificaban los 25 despidos que los sindicatos UGT y CCOO de Cantabria han llevado a cabo estos últimos días y que suponen el 20% de las plantillas. Ambos sindicatos plantearon un ERE para los trabajadores del servicio de orientación para el empleo. Esta labor la llevaban a cabo en colaboración con la patronal y el Servicio Cántabro de Empleo, y tras la última reforma laboral, será desarrollada por “agencias privadas de colocación” ( o lo que es lo mismo, Empresas de Trabajo Temporal). La indemnización que se llevan los despedidos de UGT es de 20 días por año trabajado porque “no se puede ofrecer más” según la secretaria general Maria Jesús Cedrún.
         Los afectados declaraban al respecto que tratar el tema con los sindicatos ha sido como “hablar con una pared”, al no querer negociar nada. Este hecho nos muestra la inutilidad de los grandes sindicatos, convertidas en máquinas burocráticas, incapaces de defender a sus propios trabajadores. Que un sindicato tenga que tener comite de empresa para que los representantes de los trabajadores negocien con su propio sindicato es poco más o menos una aberración.  Evidentemente si así defienden los puestos de trabajo propios, ¿cómo nos podemos extrañar de que no sean capaces de defender a los trabajadores en precario y a los parados?.
                Los despedidos manifestaban “no es de recibo que nosotros estemos todo el día en la calle, defendiendo los derechos de los trabajadores y luego nos veamos indefensos”. Este es el problema, que los sindicatos ya no defienden en las calles los derechos laborales de nadie. Ni de los trabajadores, ni de los parados. Ahora, por desgracia, les toca probar su propia medicina. Esperemos que esto nos muestre el camino para que un día haya un sindicalismo militante, que no viva de subvenciones y que sea internacionalista.

También podría interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *