Comenzaron las X Jornadas de Homenaje a Guillermo Rovirosa y Juián Gómez del Castillo

El martes 21 de enero, dentro de las X Jornadas Homenaje a Guillermo Rovirosa y Julián Gómez del Castillo en la Casa de la Iglesia organizadas en Santander por el Movimiento Cultural Cristiano, el sacerdote diocesano Oscar Lavín desarrolló una ponencia bajo el título La espiritualidad de Rovirosa a los 50 años de su muerte.
En su aportación señaló el amor incondicional tanto de Rovirosa como de Julián a la Iglesia. Se consideraban hijos de la Iglesia y cuando el primero es expulsado de la organización apostólica y el obispo de Córdoba le pide ir a hablar personalmente con Pio XII, amigo personal de Rovirosa, este  le prohíbe hacerlo diciendo “un hijo jamás se defiende de su madre”.
Rovirosa fue un converso cristiano que hizo de su compromiso bautismal el eje de su vida. Su espiritualidad de encarnación estaba basada en tres pilares: conversión a Cristo, a su Iglesia: Cuerpo Místico y a los pobres, sacramento de Cristo.
Rovirosa se dedicó con entusiasmo a la formación de militantes cristianos, desarrollando junto con el sacerdote don Tomás Malagón un método de formación que permitió la evangelización de la clase obrera, que tras la guerra civil había quedado rota y en la miseria. Primero en la HOAC y luego en la editorial ZYX, su tarea apostólica fue incansable, y muchas personas provenientes de las organizaciones obreras se convirtieron.
Tanto Julián como Rovirosa fueron testigos de Jesucristo entre los más pobres, abrazando la pobreza, la humildad y el sacrificio. Desarrollando una intensa tarea de formación de militantes cristianos que hizo que la realidad española se llenase de experiencias apostólicas.
Animaron a que los laicos se comprometieran en la evangelización del mundo de la política, de la economía, de la cultura, para hacer presente el Reino de Dios y su Justicia en medio del mundo y tal y como se había afirmado en el  Concilio Vaticano II.

 

Fueron hombres avanzados para su tiempo. Hoy Rovirosa está en proceso de beatificación.
La jornada terminó con una eucaristía en la capilla de la Casa de la Iglesia.

También podría interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *